Muchas veces la sonrisa es nuestra tarjeta de visita, un “accesorio” que debemos cuidar. Unos dientes bien cuidados contribuyen a sonreír de forma natural y con confianza. Claro que la alimentación y la higiene tienen mucho por influir, pero te proponemos unos trucos para mejorar la sonrisa del día a día.

1. Hazte un blanqueamiento dental

¿Sabías que lo primero que cambia el aspecto de tu sonrisa es el color de tus dientes? Todos queremos una sonrisa más blanca, pero el tabaco, el café y los alimentos con colorantes no nos ayudan mucho. Sin embargo, los dentistas sí que pueden. Las técnicas de blanqueamiento profesional son cada vez más sencillas y resultados inmediatos. Esto es importante, ya que nos gusta pasar menos tiempo en el sillón del dentista, ¿verdad?

Ahora tienes la oportunidad de obtener el blanqueamiento dental profesional GLO con resultados de hasta 12 tonos más blancos en sólo 4 sesiones a 8 minutos cada una. ¡Menos de una hora y precio de entre 195 y 599€!

De todas formas, recuerda que, para poder beneficiarte de este tipo de tratamiento, tus dientes y el estado de tu boca deben de estar en buen estado de salud. En caso contrario, notarás sensibilidad e incluso puedes sufrir quemaduras en las encías. Asimismo, en caso de llevar algún empaste, reconstrucción, carilla o corona, no le cambiará el color. Más brillante, si…pero el color, desafortunadamente no.   

2. Utiliza carillas

¿Tus dientes están sanos, pero hay espacios o no tienen la misma forma? El blanqueamiento dental ayuda, pero en estos casos podrías recurrir a las carillas

Por ejemplo, con el diseño de sonrisa SmySecret, podrás beneficiar de un estudio de la sonrisa, un mock-up para que puedas verte con esa sonrisa bonita que siempre has deseado más 6 carillas por 990€.

3. Cambia los empastes de metal

¿Sigues con empastes o coronas de metal? Encuentra la clínica más cercana de ti y cámbialos ya para mejorar tu sonrisa. Habla con tu dentista para reemplazar los empastes antiguos por materiales del color de tus dientes desde sólo 45€.  

Lo mismo podríamos decir sobre las coronas. Actualmente, hay coronas dentales que ni siquiera necesitan metal, pero el precio también es a partir de los 600€ o por coronas de metal con porcelana a partir de 400€.

4. Lleva ortodoncia invisible

Las técnicas de enderezar los dientes ya han cambiado y la ortodoncia no es únicamente para adolescentes. Y aunque hemos hablado varias veces sobre la ortodoncia invisible o tradicional, todavía cabe señalar que llevando algún tipo de aparato tiene sus beneficios y no solo estéticos, pero también reduce la aparición de las caries, te ayuda a verte mejor o recuperar la autoestima.

5. Reafirma la piel de tus labios con ácido hialurónico

Si ya lo has hecho, te damos la enhorabuena porque ya has visto todos los beneficios. Si no lo has hecho todavía, toma nota.

Al fin y al cabo, el ácido hialurónico es una molécula que se encuentra de manera natural en nuestro organismo y ayuda nuestra piel a mantenerse hidratada.

Sin embargo, con el paso de los años, nuestro rostro y labios pierden su forma y parece que las cremas o tratamientos cosméticos con ácido hialurónico tienen sus beneficios:

  • Hidrata y mantiene la elasticidad de la piel
  • Reduce los signos de envejecimiento
  • Previene la sequedad de la piel
  • Remodela el rostro
  • Rellena las arrugas
  • Aumenta el volumen de los labios

Aunque existen en el mercado muchas cremas a base de este ingrediente con efectos maravillosos, hay casos donde se necesita (o a lo mejor deseas) un tratamiento cosmético avanzado. El tratamiento con ácido hialurónico inyectable tiene efectos temporales y supone volver a inyectarlo después de un periodo de tiempo. Acudiendo a un medico especialista, no hay riesgos.

6. Cuida la recesión de encías

La recesión de las encías también es un problema de la edad ya que, con los años, las encías retroceden debido a los malos hábitos de higiene oral o un cepillado agresivo. ¿Solución? Empieza utilizar un cepillo de dientes eléctrico o intenta sujetar el cepillo tradicional con las puntas de los dedos para no aplicar tanta fuerza en los dientes y evitar la recesión. Una vez que las encías se han retraído, a lo mejor necesitas un injerto de encías para mejorar la apariencia de tu sonrisa y proteger la raíz de los dientes.